Les hablaré de mí.


Grabando uno de los primeros videos.

Esta foto fue con mi primera cámara cuando aún me agradaban los selfies.

Es normal que a los 16 no se tenga ninguna idea de lo que se quiere ser. Siempre dije que quería ser Ingeniero Electromecánico y lo creí a tal punto que lo estudié durante un tiempo en la universidad. Entendía firmemente que eso era lo que quería ser, lo sabía, lo había decidido, lo creía. Pero un día, sin buscarla, encontré la forma de expresar lo que estaba en mi mente cuando no podía decirlo con palabras y eso no era precisamente la ingeniería. Ese día, conocí la fotografía. 

Digo esto porque durante los ocho años siguientes deambulé entre la mejora continua y la depresión de la no mejora frente a lograr buenos resultados en muchos tipos diferentes de fotografía. Me vi entonces haciendo fotos a cuantos proyectos se le ocurrieran al que podía pagar mis servicios, productos, bodas, retratos, eventos, maternidad, bebés recién nacidos, comerciales, moda, editoriales, retratos familiares, deportes, artistas, música, bienes raíces y hasta un día me pidieron hacer boudoir, y agradezco que se canceló la cita.

Verdaderamente el primer video que grabé.

Mi primera vez en las Dunas de Baní, y fue el viaje que alzó a la provincia Peravia con el título de que es mi favorita.

Viajes.

Me costó mucho descubrir que lo que quería hacer realmente, no lo estuve haciendo. Si, quería hacer fotografía, pero una que me permitiera sentir que realmente podía brindar al mundo mi punto de vista. Además que me permitiera creer que lo que haría no era para ganar dinero y ya, sino que me convenciera de que en verdad lo que yo podría hacer era importante. Todo esto sin quitarle el respeto a todos esos trabajos que hice antes, igual los disfruté.


La respuesta se tomó su tiempo, pero llegó. Y debo decirles que para mí, lo más hermoso, es pensar que los hijos futuros de mis clientes podrán volver al pasado cuando sus padres se casaban y revivir ese momento. Lo que me emociona es ver a una madre mostrándole su vestido de bodas a su hija luego de haber pasado treinta años de ese día. Lo que me quita el sueño es que el futuro conocerá al pasado, a través de mí.


Queridos lectores, gracias por estar aquí.

Espero que sigan viniendo a leer lo que con mucha ilusión les dejo. 


Con mucho amor,

Elías Vidal.

Using Format